Japón emite alertas de evacuación para 9,6 millones de personas tras tocar tierra el tifón Nanmadol

Las alertas no obligan a evacuar, y las autoridades a veces deben convencer a los pobladores a dejar sus casas durante eventos climáticos extremos

Millones de personas en Japon  se encuentran este lunes con alertas de evacuación tras tocar tierra por la noche el tifón Nanmadol , que ha descargado fuertes vientos y lluvias intensas en el suroeste del país.

El poderoso ciclón perdió fuerza la noche del domingo cuando tocó tierra cerca de la ciudad de Lakoshima, en la región sudoccidental de Kyushu, pero arrancó árboles, quebró ventanas y dejó ríos a punto de desbordarse.

La televisión NHK informa de la muerte de una persona y de otros 50 heridos por el paso de la tormenta en Kyushu. Las autoridades inicialmente no confirmaron las cifras.

El primer ministro Fumio Kishida, que tenía previsto viajar el lunes para asistir a la Asamblea General de la ONU, ha aplazado su salida un día para inspeccionar los daños, informa su despacho.

Las autoridades de la Agencia Meteorológica de Japón advierten de que en la prefectura de Miyazaki, donde algunas áreas han registrado en 24 horas la cantidad de lluvia que suelen recibir en todo septiembre, el caudal de los ríos estaba alto.

“Incluso una pequeña cantidad adicional de lluvia puede causar un incremento en el nivel del agua, así que por favor manténganse atentos a las inundaciones y los deslizamientos”, ha dicho a periodistas Yoshiyuki Toyoguchi, del Ministerio de Tierra e Infraestructura.

Pero los daños parecen relativamente menores dada la intensidad de la tormenta, con vientos de hasta 234 km por hora.

APAGONES Y ÁRBOLES CAÍDOS

“El tifón prácticamente ha desaparecido y la lluvia y el viento están cediendo ahora”, confirma una autoridad de manejo de crisis en la ciudad de Saito. “Pero hay apagones en algunos sitios… Estamos escuchando de muchos residentes que el tendido eléctrico ha caído y que hay árboles derribados”, agrega el funcionario, que ha pedido no ser identificado.

“Las inundaciones afectan algunas áreas también”, agrega, al señalar que las autoridades “creen que aún hay muchos detalles de los daños que aún no sabemos”.

Las “alertas especiales” para las prefecturas de Kagoshima y Miyazako han sido reducidas. Sin embargo, las alertas de evacuación de distintos niveles se mantienen para 9,6 millones de personas en el último día de un fin de semana festivo en Japón.

Las alertas no obligan a evacuar, y las autoridades a veces deben convencer a los pobladores a dejar sus casas durante eventos climáticos extremos.

Para la mañana del lunes, cerca de 313.000 hogares en Kyushu y la región vecina de Chugoku han quedado sin energía, y cientos de vuelos han sido cancelados, según NHK, y muchos servicios de tren en las regiones afectadas han sido suspendidos.

El tifón avanza al norte-noreste cerca de Kitayushu, la ciudad más al norte de Kyushu, con vientos máximos de 162 km por hora, según el servicio meteorológico.

Japón se encuentra actualmente en plena temporada de tifones. El país suele recibir 20 tormentas de este tipo por año, que normalmente llegan con fuertes lluvias que causan deslizamientos o inundaciones.

Fuente/Crédito: elmundo.es

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Follow by Email
YouTube
YouTube
Scroll to Top